Sara Montes Álvarez y Miguel Ángel Maroto Serrano – Diferencia entre depresión y demencia.

¿MI PADRE ESTÁ TRISTE O EMPIEZA A SUFRIR DETERIORO COGNITIVO?

DIFERENCIA ENTRE DEPRESIÓN Y ALZHEIMER.

El deterioro cognitivo y la depresión comparten síntomas que pueden dar lugar a error al diagnosticarlos.

Es fundamental distinguir entre ambas patologías porque el tratamiento y la evolución son diferentes. En este artículo vamos a ver las claves.

 

¿CUÁNDO SE PARECEN MÁS LOS SÍNTOMAS DE ALZHEIMER Y DEPRESIÓN?

Sobre todo, en las fases iniciales de la Enfermedad de Alzheimer.

La dificultad para distinguir ambas situaciones se produce cuando una persona parece sufrir a la vez síntomas de ambas enfermedades.

Es decir, el paciente tiene síntomas significativos de depresión y, al mismo tiempo, los primeros indicios de deterioro cognitivo, como pueden ser las quejas de memoria. (Custodio et al., 2014).

En este momento es crucial distinguir entre:

  1. Demencia.
  2. Demencia con depresión.
  3. Pseudodemencia depresiva.

 

DEPRESIÓN

La depresión constituye uno de los trastornos afectivos más frecuentes e incapacitantes en personas mayores. Varios de los síntomas compartidos con la demencia son:

  • Los mayores afectados comienzan a procesar la información más lentamente.
  • Pierden el interés en actividades con las que antes disfrutaban.
  • Sufren alteraciones en la memoria.

¿Dónde está la diferencia?

En que la depresión es potencialmente reversible, a diferencia de las demencias (Custodio et al., 2014). Por eso es importante un diagnóstico para aplicar el tratamiento adecuado.

 

DIFERENCIAS ENTRE PSEUDODEMENCIA DEPRESIVA Y DEPRESIÓN.

Aunque la pseudodemencia depresiva no es una demencia real, la depresión que ésta acarrea sí puede ser un factor de riesgo mayor para:

  1. Aumentar las probabilidades de que el paciente sufra demencia.
  2. Que ésta se manifieste antes de lo que lo hubiera hecho en caso de no haber sufrido depresión.

Si los problemas cognitivos, como fallos en la memoria, son consecuencia de un cuadro depresivo, con un tratamiento adecuado mejoraremos la calidad de vida del paciente y reduciremos las alteraciones cognitivas (Roca et al., 2008).

 

DIFERENCIAS ENTRE PSEUDODEMENCIA DEPRESIVA Y DEMENCIA.

DEMENCIAPSEUDODEMENCIA DEPRESIVA
InicioImprecisoPunto de inicio más claro (preciso)
AntecedentesNoCon antecedentes de sintomatología depresiva.
Conciencia de la enfermedadTiende a no tenerla (anosognosia)

 

Sí (presencia de quejas subjetivas de memoria)
Curso clínico Deterioro lentoRápido y progresivo
Actitud en la evaluación y motivación ante la tarea.Cooperativo aunque fracasen.

Tendencia a la fabulación.

Más motivados aunque fracasen.

Más raras las respuestas tipo “no sé”.

Desmotivación, desvalorización, quejas.

Frecuentes las respuestas tipo “no sé”, “no puedo”.

Respuesta al tratamiento antidepresivo 

Nula.

 

Si responde.

Nota. Modificado de: Baquero, M. y Sánchez, M. (2012). Depresión en la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Depresión en pacientes con enfermedades neurológicas, 9-24.

 

 

¿QUÉ SITUACIONES PODEMOS TENER?

La demencia no es una única enfermedad, sino muchas: Alzheimer, cuerpos de Lewy, Parkinson, demencia frontotemporal, demencia vascular…

Vamos a diferenciar cada caso.

 

A) DEPRESIÓN VERSUS ALZHEIMER.

La fase inicial del Alzheimer acarrea muchas veces una depresión. Sin embargo, con un tratamiento adecuado de los síntomas depresivos se podrían evitar estas alteraciones en los pacientes con Alzheimer (Camacho, Medina y Serrano, 2006).

Da Silva, Ramos y Carvalho (2018) concluyeron que las alteraciones cognitivas de orientación, atención y cálculo, lenguaje, memoria y, recuerdo diferido y capacidad viso-constructiva en la fase inicial de Alzheimer pueden aumentar cuando la persona mayor tiene, además, una depresión de leve o moderada.

Además, la asociación entre demencia y depresión puede favorecer la presencia de agitación, alucinaciones y vagabundeo.

 

DIFERENCIAS CLÍNICAS ENTRE DEPRESIÓN Y ALZHEIMER.

Tipo de alteraciónDepresiónAlzheimer
Alteraciones cognitivasInestablesEstables
Alteraciones en el lenguajeBuena fluidez verbalBaja fluidez verbal
Alteraciones en la memoria Memoria reciente y remotaMemoria reciente
Apraxias* y agnosias* (explicadas más abajo)No
Alteraciones en habilidades socialesInicialmente no
Presencia de reflejos de liberación frontal (signos neurológicos normales en neonatos que tienden a reaparecer en ciertos trastornos neurológicos)NoSi (por ejemplo: reflejo palmomentoniano, reflejo de presión, etc.).
Problemas de sueñoInsomnio de despertar tempranoConfusión y deambulación nocturna
Factores asociadosMayor afectación del estado de ánimo, alteraciones en el apetito y en ocasiones, ideación suicidaInestabilidad emocional, confusión y desorientación espacio-temporal

Fuentes:

Camacho, O. L., Medina, J. M. y Serrano, C. (2006). Demencia y depresión: dos entidades relevantes en el envejecimiento patológico. Acta Neurol Colomb, 22(3).

Custodio, N., Herrera-Pérez, E., Lira, D., Montesinos, R., Mar, M., Guevara-Silva, E., … y Nuñez del Prado, L. (2014). Depresión en la tercera edad como factor de riesgo y su posible rol como pródromo de demencia. Revista de Neuro-Psiquiatría, 77(4), 214-225.

Lucendo, M. C., Bartolomé, M. V. P., Fernández, V. L., Sáez, E. P. y Herrera, Y. R. (2019). Síntomas disejecutivos y reflejos frontales en pacientes con enfermedad de Alzheimer. Revista Médica-Científica CAMbios HECAM, 18(1), 11-17.

 

*Apraxia: la persona quiere hacer un movimiento habitual y su cuerpo lo permite físicamente, pero no es capaz de hacerlo.

*Agnosia: la persona tiene bien sus sentidos, pero no reconoce objetos, personas, sonidos, olores…

B) DEPRESIÓN VERSUS ENFERMEDAD POR CUERPOS DE LEWY DIFUSOS.

En esta situación se produce una frecuencia similar de síntomas depresivos que en la anterior. Sin embargo, hay un mayor número de casos de episodios depresivos mayores y más frecuentes.

 

C) DEPRESIÓN VERSUS ENFERMEDAD DE PARKINSON.

La enfermedad de Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente, sólo por detrás del Alzheimer.

Aproximadamente, el 40% de los pacientes con enfermedad de Parkinson  padecen depresión. Se ha asociado un aumento de la prevalencia de la depresión, el deterioro cognitivo y los síntomas motores propios de la enfermedad de Parkinson. (García-Ramos y Olivera, 2012).

García-Ramos y Olivera (2012) exponen los siguientes síntomas comunes entre la enfermedad de Parkinson y la depresión:

  • Astenia (sensación de falta de energía, debilidad).
  • Enlentecimiento psicomotor.
  • Disminución de la expresión emocional (por ejemplo, expresión facial o hipomimia).
  • Bloqueo cognitivo o enlentecimiento cognitivo (bradipsiquia).
  • Dificultades de concentración.
  • Pérdida parcial del apetito (hiporexia).
  • Disminución del peso.
  • Alteración del ritmo del sueño (insomnio o hipersomnia).

Estos mismos autores exponen algunos rasgos de la depresión para diferenciarla de la enfermedad de Parkinson. Los síntomas propios de la depresión son:

  • Estado de ánimo bajo persistente con duración de 2 semanas o más, y con variación diurna.
  • Insomnio de despertar temprano.
  • Pensamientos negativos sobre el mundo, sobre uno mismo o sobre el futuro.
  • Pensamientos reiterados de muerte y suicidio.

 

D) DEPRESIÓN Y DEGENERACIÓN FRONTOTEMPORAL.

En pacientes con degeneración frontotemporal es frecuente observar cambios en el comportamiento como la apatía, la indiferencia, la desinhibición y laconducta motora.

Sin embargo, la mayoría presenta más apatía que depresión y con relativa frecuencia aparece incluso euforia (contraria a la depresión).

 

E) DEPRESIÓN Y DEMENCIA VASCULAR.

Tras un ictus vascular es frecuente la presencia de síntomas depresivos, incluso una depresión mayor. Es bastante similar a la depresión convencional, a diferencia de otras demencias que sólo tienen síntomas aislados o no interpretados como claramente depresivos.

 

F) DEPRESIÓN Y CUIDADORES DE PACIENTES CON DEMENCIA.

Por último, no olvidemos a los cuidadores de las personas con demencia. Suelen tener un alto riesgo de desarrollar trastorno depresivo.

Sin embargo, cuentan con la posibilidad de una actuación preventiva o terapéutica accesible y efectiva.

 

¿Conoces nuestros Libros para Deterioro Cognitivo?  

Disponibles en PDF, en español e inglés.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 Baquero, M. y Sánchez, M. (2012). Depresión en la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Depresión en pacientes con enfermedades neurológicas, 9-24.

Camacho, O. L., Medina, J. M. y Serrano, C. (2006). Demencia y depresión: dos entidades relevantes en el envejecimiento patológico. Acta Neurol Colomb, 22(3).

 Custodio, N., Herrera-Pérez, E., Lira, D., Montesinos, R., Mar, M., Guevara-Silva, E., … y Nuñez del Prado, L. (2014). Depresión en la tercera edad como factor de riesgo y su posible rol como pródromo de demencia. Revista de Neuro-Psiquiatría, 77(4), 214-225. 

Da Silva, C., Ramos, V. y Carvalho, P. (2018). Incremento de los cambios cognitivos en pacientes con enfermedad de Alzheimer inicial debido a depresión. Cuadernos de Neuropsicología/Panamerican Journal of Neuropsychology, 12(1).

 García-Ramos, R. y Olivera, F.J. (2012). Depresión en la enfermedad de Parkinson. Depresión en pacientes con enfermedades neurológicas, 25-35.

Lucendo, M. C., Bartolomé, M. V. P., Fernández, V. L., Sáez, E. P. y Herrera, Y. R. (2019). Síntomas disejecutivos y reflejos frontales en pacientes con enfermedad de Alzheimer. Revista Médica-Científica CAMbios HECAM, 18(1), 11-17.

Roca, M., Torralba, T., López, P., Marengo, J., Cetkovich, M. y Manes, F. (2008). Diferenciación entre demencias en estadio inicial y depresión utilizando la versión española del Addenbrooke’s Cognitive Examination. Revista de Neurología, 46(6), 340-3.