Andrea Valera Antonete y Miguel Ángel Maroto Serrano – Manual de supervivencia para cuidadores de Alzheimer y otras demencias (parte 1)

 

COMO CUIDADOR, ¿A QUÉ TE ENFRENTAS TODOS LOS DÍAS ?

Los pacientes de Alzheimer y otras demencias sufren numerosas alteraciones del comportamiento: trastornos del sueño, irritabilidad, tristeza, incluso agresividad… ¿te resulta conocido?

Todos ellos son trastornos conductuales que os generan a los cuidadores sufrimiento e impotencia.

Estos patrones de comportamiento pueden desarrollarse en episodios aislados o, pero también pueden ser repetitivos y afectan al enfermo y a las personas cercanas (Emerson, 1995).

 

¿CÓMO PODEMOS AYUDARTE CON ESTE ARTÍCULO?

Queremos dotaros a familiares y cuidadores de herramientas para el mayor bienestar para tu enfermo y para ti ante conductas delicadas.

¿QUÉ TIPO DE ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO PODEMOS ENCONTRARNOS?

Según los estudios, como el del investigador Peña-Casanova, publicado en 1999:

  1. PROBLEMAS RELACIONADOS CON LA MEMORIA Y LA CONCIENCIA DE ESTAR ENFERMO.
  • Falta de asimilación de la enfermedad. El paciente expresa incertidumbre y argumentos donde refleja no ser consciente de su enfermedad.
  • Además, se suma uno de los efectos más característicos en cualquier demencia: alteración de la memoria.
  • También pueden producirse hechos como la pérdida y ocultación de cosas o la continua repetición de preguntas o inquietudes.
  1. ALTERACIONES SENSORIALES Y DEL PENSAMIENTO.

Todas las que afectan a los órganos receptores de información y comunicación con el entorno. Encontramos alteraciones de tipo auditivo y visual:

2.1 Delirios:

Creencias erróneas en su relación con el entorno, llegando a conclusiones incorrectas sobre la realidad que están viviendo. Por ejemplo:

  • Pensar que en casa están robando
  • Que en su casa viven extraños.
  • Que su pareja les está siendo infiel.
  • Que las personas que salen en el programa de televisión están entrando en su casa, etc.

2.2 Alucinaciones e ilusiones:

Percepciones sensoriales (visuales, auditivas, táctiles u olfativas) que pueden ser distorsionadas (ilusiones) o falsas (alucinaciones) y que se producen sin que un estímulo real las provoque.

El mayor no es consciente de si lo que está percibiendo es real o no.

Como fruto de los delirios y alucinaciones las personas pueden experimentar confusión, miedo, incertidumbre e, incluso, agresividad.

 

  1. IDENTIFICACIÓN INADECUADA DE OBJETOS Y PERSONAS.

Es el caso de las llamadas agnosias, que se producen cuando la persona presenta dificultades a la hora de reconocer objetos o personas. Sin embargo, no tiene alteraciones en la visión.

Esto provoca frustración y dificultades en la comunicación y la relación con los demás.

4 CAMBIOS EN EL ESTADO DE ÁNIMO.

Durante una enfermedad neurodegenerativa es probable que aparezcan cambios o alteraciones en el estado de ánimo.

Entre las patologías más comunes se encuentran (Kaplan y Sadock, 1990):

  • Depresión
  • Labilidad emocional (fácil tendencia al llanto), reacciones exageradas y enfados (ira)
  • Ansiedad o nerviosismo continuo:
    • Tensión muscular y corporal.
    • Respiración rápida y sensación de falta de aire.
    • Palpitaciones o taquicardia.
    • Rubor o palidez.
    • Manos frías.
    • Frecuencia de necesidad de orinar.
    • Dolor muscular, etc.

  1. AGITACIÓN Y AGRESIÓN.

Pueden presentar episodios que desemboquen en agresiones físicas,  insultos o reproches hacia la persona cuidadora.

Esto ocasiona multitud de conflictos en el domicilio y dificulta la relación de cuidado. El cuidador entiende que el enfermo lo hace de forma involuntaria pero se puede sentir herido, sobre todo si se produce en presencia de otras personas.

 

  1. ALTERACIONES DE PERSONALIDAD.
  • Indiferencia / apatía: expresar poca motivación para realizar cualquier tarea.
  • Irritabilidad: mostrarse irascible con facilidad ante cualquier acontecimiento o situación.

 

  1. ALTERACIONES DE LA FUNCIÓN NEUROVEGETATIVA.
  • Alteraciones del sueño y alteraciones del ritmo diurno:

Es común que se produzca un cambio en el ritmo circadiano. Durante el día pueden presentarse más somnolientos y durante la noche mucho más inquietos, llegando en algunos casos a la deambulación (caminar sin rumbo).

  • Cambios en el apetito y la conducta alimentaria:

Pueden producirse las dos vertientes: o bien una disminución notable del apetito o bien un considerable aumento del mismo.

  • Cambios en la actividad sexual:

Pueden producirse episodios de desinhibición sexual (incluso realizando conductas inapropiadas en el contexto público) o bien una disminución del apetito sexual.

  • Alteración de esfínteres:

Descontrol de los reflejos de micción y deposición, llegando a recurrir al empleo de absorbentes.

 

8.- Alteraciones de la actividad psicomotora:

  • Paseos e inquietud.
  • Deambulación errante, por varios motivos:
    • Sentimientos de soledad donde la persona busca personas conocidas.
    • Aburrimiento o frustración.
    • Desorientación o confusión.
    • Sufrimiento de algún tipo de molestia física o por problemas sensoriales:
      • Seguimiento persistente del cuidador.
      • Movimientos repetitivos: coger, tocar y revolver objetos continuamente con sus manos.

¿ESTAS ALTERACIONES OCURREN SIEMPRE?

Es importante explicar que no todas las personas ni todos los tipos de demencias tienen estas problemáticas.

Algunas de ellas son más significativas en unas demencias que en otras, pero su desarrollo siempre dependerá de las características de la persona, del estado en el que se encuentre, de si toma algún tipo de fármaco o no y del tipo de enfermedad neurodegenerativa que presente.

En cuanto a cómo podemos intervenir desde casa ante una alteración del comportamiento lo importante es evaluar y conocer:

  • Qué tipo de problemática está produciéndose.
  • Gravedad y la frecuencia con la que ocurre.

Toda esta información, nos proporcionará una mejor visión de los acontecimientos conociendo cuál es el origen.

En la segunda parte de este artículo te expondremos soluciones y herramienta para ayudar a los cuidadores.

 

¿Conoces nuestros Libros para Deterioro Cognitivo?  

Disponibles en PDF, en español e inglés.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Emerson, E. (1995). Challenging Behavior. Cambridge: Cambridge University Press.

Fernández, M. I., Montorio, I. y Díaz, P. (1997). Cuando las personas mayores necesitan ayuda. Guía para cuidadores y familiares. Vol. 1: Cuidarse y cuidar mejor. Madrid: Instituto de Migraciones y Servicios Sociales.

Fernández, M. I., Montorio, I. y Díaz, P. (1997). Cuando las personas mayores necesitan ayuda. Guía para cuidadores y familiares. Vol. 2: Resolviendo problemas difíciles. Madrid: Instituto de Migraciones y Servicios Sociales.

Kaplan, H. I. y Sadock, B. J. (1990). Psiquiatría clínica. Buenos Aires: Editorial Médica Hispanoamericana.

Peña-Casanova, J. (1999). Las alteraciones psicológicas y del comportamiento en la enfermedad de Alzheimer. Definición, descripción, guías de intervención y consejos. Barcelona: Fundación la Caixa.