SÍNDROME DEL ATARDECER O SUNDOWNING

Aroa Megías Galán y Miguel Ángel Maroto Serrano – Síndrome del atardecer o sundowning.

 

Cuidas de tu familiar con Alzheimer. Está tranquilo, pero llega la noche y… empieza a agitarse, a sentirse inquieto y confuso

No lo entiendes, ¿qué le ocurre?, ¿por qué se comporta de esta forma?

Vamos a descubrirlo:

Cuando el sol se esconde nuestra energía decae (también en las personas sanas). Nuestro “reloj biológico” nos avisa de que tenemos que dormir.

En personas mayores con demencia es cuando aparece el Síndrome del Atardecer o “sundowning”.

Para los cuidadores y profesionales de los mayores es importante saber por qué ocurre y qué podemos hacer.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DEL ATARDECER O SUNDOWNING?

Este síndrome incluye alteraciones del comportamiento, emocionales y cognitivas. Lo pueden padecer enfermos de Alzheimer y también personas mayores con otros tipos de demencias.

 

¿EN QUÉ CONSISTE?

Verás que tu familiar experimenta cambios de comportamiento a nivel motor: tira objetos, manosea su ropa, se mueve erráticamente sin motivo….

A nivel expresivo, puede que grite, quiera discutir contigo o quejarse.

Es frecuente que deambule y aumente su actividad física en esos momentos.

 

SÍNTOMAS

  • Agitación.
  • Actividad motora.
  • Confusión.
  • Desorientación.
  • Solicitud de atención constante del cuidador.
  • Apatía.
  • Depresión.
  • Deambulación nocturna.
  • Vagar por el hogar.
  • Insomnio durante la noche y cansancio durante el día.
  • Somnolencia diurna.

Además, acaban agotados  al final del día, tanto mental como físicamente.

Por otro lado, la disminución de la iluminación y el aumento de las sombras hacen que las personas con Alzheimer puedan confundirse y sientan temor o inseguridad.

A menudo, se sienten desorientados al no poder separar el sueño de la realidad cuando están durmiendo.

Y, por desgracia, se suele acompañar sobrerreacción a gestos de los cuidadores, que están agotados de todo el día.

 

¿POR QUÉ OCURRE?

Hay evidencia de que la enfermedad de Alzheimer daña e interrumpe las zonas del cerebro que controlan los ritmos circadianos (regulados por el núcleo supraquiasmático).

¿En qué consisten los ritmos circadianos? Son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario. Es decir, responden principalmente a la luz y a la oscuridad en el ambiente. Se encuentran en la mayoría de los seres vivos, incluso las plantas.

 

¿QUÉ ES  EL NÚCLEO SUPRAQUIASMÁTICO?

Es nuestro marcapasos circadiano del cuerpo. Su alteración o desregulación afecta a nuestra temperatura interna, ritmos vitales, secreción de hormonas… Todo está directamente relacionado con el sueño, la agitación y los síntomas que hemos comentado en los mayores.

 

SE HABLA MUCHO DE LA MELATONINA Y EL SUEÑO, ¿QUÉ PAPEL TIENE?

Es una hormona relevante para los ritmos circadianos.

Su cantidad varía durante las 24 horas del día y está muy influida por la iluminación del ambiente. Presenta cantidades anormalmente bajas en pacientes con enfermedad de Alzheimer.

 

¿HAY MÁS FACTORES QUE CONTRIBUYAN AL SÍNDROME DEL ATARDECER?

  • Fragmentación del sueño: el aumento de la edad hace que el sueño se interrumpa más, en personas sanas y enfermos. Disminuye el sueño profundo y nos hace susceptibles a despertarnos durante la noche.
  • Estresores psicosociales: cambio de cuidadores, cambios en la casa, llevarle a una residencia, etc. les afectan y ayudan a su aparición.

 

PAUTAS DE ACTUACIÓN PARA LOS CUIDADORES

  • PAUTAS AMBIENTALES.

Ya que el sundowning se produce a la caída del sol y, por consiguiente, con la disminución de la luz, es recomendable mantener una iluminación constante en la casa: por la noche sería recomendable tener la luz dada en los pasillos.

Por otro lado, es recomendable que entre las 6 y las 9 de la mañana el paciente reciba luz, preferiblemente natural, aunque puede ser también artificial, para evitar que su despertar sea en la oscuridad.

Por otro lado, también ayuda que durante la noche se reduzcan los ruidos como, por ejemplo, el de la televisión o la radio, aunque el paciente se encuentre despierto. Con esto ayudamos a prevenir la agitación y la estimulación.

Por último, si el paciente tiene a mano cosas que le relajen o tranquilicen, como algún recuerdo (una foto o un objeto importante para ella o él), al dárselo podemos ayudar a que, en esos momentos de alteración y confusión, se reoriente y tenga la sensación de tranquilidad.

  • PAUTAS DE PLANIFICACIÓN.

Es importante crear una rutina diaria (comer, despertarse y acostarse)  ya que esto ayuda a tener un sueño más reparador.

También es importante que durante el día la persona se encuentre activa:

  • Evita que duerma siestas.
  • Planifica una rutina de ejercicios: además de los beneficios que moverse o hacer deporte, ayuda a gastar energía y evita mantenerse activo por las noches.

Si el paciente toma medicación para el síndrome, se recomienda hacerlo siempre a la misma hora, para que el cuerpo se habitúe.

Como cuidador, evalúa las necesidades del paciente y evita los enfrentamientos y las discusiones.

Es importante mantener una comunicación afectiva y emocional ya que eso puede ayudar a que el paciente, en momentos de confusión, vuelva a la realidad.

 

  • PAUTAS NUTRICIONALES.

Evita las bebidas estimulantes como el café, o azucaradas como los refrescos, también el consumo de alcohol y la nicotina, ya que todo puede afectar a la capacidad de dormir.

También se debe mantener una buena hidratación y una dieta saludable, comiendo alimentos ricos en vitaminas y minerales.
Si tienes dudas sobre una nutrición adecuada, acude a un experto en dietética que nos pueda realizar una dieta idónea.

 

¿CÓMO SÉ SI EL SÍNDROME DEL ATARDECER ES LO QUE PADECE MI FAMILIAR?

Los síntomas del sundowning van apareciendo de forma lenta y gradual a medida que el paciente va perdiendo sus capacidades cognitivas.

Es importante detectar las causas del trastorno de forma temprana y aplicar las técnicas más eficaces para disminuir los síntomas y aliviar la carga del cuidador. Si tienes dudas, acude a profesionales. En Ahora Centros podemos asesorarte.

Para finalizar este post, quiero recordar a los que estáis leyendo el artículo que lo más importante para cuidar de una persona enferma es cuidarnos nosotros primero. El cuidador también necesita un descanso, tiene derecho a recibir apoyo y, sobre todo, a cuidar su propia salud.

“Si no cuidamos de los cuidadores, no tendremos un enfermo sino dos”.

Pedro Simón.

 

¿Conoces nuestros Libros para Deterioro Cognitivo?  

Disponibles en PDF

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

– Llanes Álvarez C. y cols. Síndrome del ocaso o “sundowning” (2019). Revista Nuevo Hospital. Vol. XV Nº 1.

– Moreno Toledo, A. (2007). Alcmeon. Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica, Año 16, Vol. 14, Nº 1, págs. 72 a 80.

– Gonzalez Gimenez I, Cerdeña Macias I (2015). Estimulación multisensorial en el Síndrome Crepuscular. TOG (A CORUÑA) 12 (21).